Ru mujaal’ Ya’

Manuel Chavajay

 

Ru mujaal’ Ya’

Ja rija, kebinkan chi ja qa K’aslemaal’ xa kani parwi ya’

 kowi ni maqotata toq noq jiiq’ qaj.

Ja rojooj maxko nqapaq’ qii trij ja ruwachuleew,

xar wari tur qa ka chiqe chi xa noq q’axeel chuwach,

maqaxiinta, looq’ qa naa’,
in looq qanaa’ qii o’jooj.

 

El reflejo nos habla.

Nuestros sabios abuelos y abuelas visualizan,
que nuestra vida es como caminar encima “del lago”,
tenemos que tener cuidado en ahogarnos o que nos ahoguen.

Arman guerras, pelean por tierras, matan por dinero,

tenemos que tener presente que aquí solo somos pasajeros.

Respetemos nuestra madre tierra.

 La presente exhibición compila series recientísimas y trabajo inédito del artista Manuel Chavajay. El artista utiliza un inagotable repertorio de estrategias artísticas para construir las representaciones que narran sus abstracciones; dibujos en acuarela, acrílicos y óleos, video-performances y objetos escultóricos. En esta muestra el artista nos lleva una vez más por un viaje místico del paisaje cotidiano que lo rodea; “el lago”. Su entorno y su contorno, es para Chavajay un universo dentro y fuera de sí mismo, es la fuente infinita que alimenta su imaginación. 

 Para poder acercarnos a la obra de este artista hay que sobrepasar la superficie del diseño, hay que acercarse a su concepción o bien, conectarse a su cosmovisión. Para Manuel las personas, el paisaje, sus intensidades y las relaciones con el mundo provienen de una narrativa milenaria que explica el origen de las cosas. Por ejemplo, en su serie “Los Desaparecidos” el artista nos ubica en el tiempo mediante una representación del paisaje local en donde los personajes principales están ausentes y a la vez presentes. No es necesariamente el tiempo cronológico el que nos manifiesta, si no el estar en el tiempo en el Lago de Atitlán. Para Chavajay el tiempo no es historia, sino un presente recurrente y constante, lo que fue, siempre seguirá siendo.

 Manuel abstrae la esencia significativa y emotiva del color de las formas que observa y se apropia. Luego lo sintetiza vertiendo el líquido pigmentado sobre la superficie de trabajo, le da de nuevo forma, generando nuevas intensidades, texturas y significaciones. Partiendo de la abstracción a la representación lo que vemos en su obra es un proceso de transformación. El artista trans-forma lo que estaba en lo que ya no es, lo que vemos materializado ahora es ya “lo otro”.

Renato Osoy

TRANSLATE